Álvaro Ruiz publica antología de su obra: “La academia puede destruir a un poeta”. Por Daniel Rozas


Proyecto Patrimonio - 2018 | index | Álvaro Ruiz | Autores |

 









Álvaro Ruiz publica antología de su obra: “La academia puede destruir a un poeta”

Por Daniel Rozas
Publicado en La Segunda, 18 de mayo de 2018


.. .. .. .. ..

El escritor Álvaro Ruiz (1953) presentó esta semana Horizonte Vertical (Ediciones Moneda, 2018), una antología realizada por la editora Carmen Avendaño que reúne 40 años de obra y que selecciona poemas de sus 8 libros publicados.

Autor precoz —debutó el 77 a los 23 años con Dieciocho poemas—, miembro de La cofradía de Los Botones Negros (escritores que se reunían en el bar La Unión Chica), referente de la Generación N.N., cuyas primeras obras se conocieron durante la dictadura en autoediciones y revistas marginales, Ruiz es un poeta silencioso que ha llevado una vida nómade entre Canadá, México, Perú y Chile.

Elogiado por Jorge Teillier y homenajeado por Rodrigo Lira en su poema “ELA, ELLE, ELLA, SHE, LEI, SIE”, su incesante actividad creativa ha engendrado celebradas colaboraciones artísticas, como la que realizó con el fotógrafo Mauricio Toro Goya para la obra “La Virgen de Andacollo” y le ha permitido divulgar el trabajo de autores como Stella Díaz Varín y Roque Dalton.

Reacio a las modas, autodidacta, apegado a las formas clásicas, y con la mirada puesta en la historia, el escritor nacido en Ottawa es una suerte de lakista (poetas ingleses de comienzos del XIX) a la manera de sus admirados Wordsworth y Coleridge, un romántico de las poéticas del paisaje que vive confinado en Punta de Tralca.

Según confiesa horas antes del lanzamiento en el Café Colonia, su quehacer vital se remite a llevar una existencia casi monacal entregada a la lectura, la escritura y la contemplación.

Cuenta que no participó de la confección de la antología, que recibió saludos de su amigo Mauricio Redolés y agradece que dos poetas jóvenes a quienes admira, Germán Carrasco y Jaime Luis Huenún, presenten Horizonte Vertical.

“Lo mío es más bien una renuncia al sistema y al mercado. Yo me entrego a la lectura y a escribir con mucha seriedad sabiendo que el tiempo es breve”, dice. Entre sus influencias menciona a Rilke, los románticos ingleses “y toda la historia de la poesía chilena”. Eso sí, aclara: “no me siento teillieriano”.

Pero fuiste muy cercano a Teillier.
— Yo fui amigo de él, pero literariamente no tengo nada que ver con su obra. Recuerda que Teillier y Rolando Cárdenas eran veinte años mayores que yo.

Antiacadémico, dice que aprendió más de poesía e historia en las conversaciones que sostuvo bebiendo vino en el bar de Nueva York 11 que estudiando en el Departamento de Estudios Humanísticos de la Universidad de Chile durante la dictadura.


Mudez y observación

Cuenta que nació en Canadá, pero que fue concebido en Chile. “Mi madre se fue en un barco con 4 meses de embarazo y mi padre fue un general de la Fuerza Aérea que fue nombrado como agregado en el Embajada de Chile en Canadá”

A los 5 años volvió a Chile, y la confusión idiomática fue total. “En Ottawa iba a un colegio en inglés, vivía en un barrio francés y en la casa se hablaba castellano”.

¿En qué medida crees que ese crisol lingüístico te sirvió para articular tu poética?
— Pienso que me produjo la mudez y el desarrollo de la observación. Dos elementos esenciales de mi poesía.

Ruiz sostiene que la naturaleza posee una dimensión metafísica y trascendente. “El paisaje lo es todo. Siempre digo que mi personalidad fue definida por la naturaleza que me tocó ver durante mi infancia. Por eso creo que si yo hubiese nacido en el trópico, mi suerte habría sido distinta, pero felizmente nací con los rigores del invierno del polo norte y el cono sur”.

¿Crees que la poesía chilena está condicionada por su geografía?
— De todas maneras. Somos un pueblo ensimismado, telúrico, perdido en el sur del mundo, con una inmensa cordillera y un océano que lo hace aún más solitario y aislado. Los amores profundos, el alcoholismo, la introversión, van haciendo de este país un pueblo poético por esas condiciones geográficas y psicosociales.

¿Qué opinas de la poesía chilena actual?
— Me parece un mundo egoísta. Yo vengo de una escuela donde la generosidad era una moneda cotidiana. Armando Uribe dice que eso se perdió el 73, y estoy de acuerdo. Por eso agradezco las enseñanzas de Jorge Teillier, sobre todo las conversaciones que mantuve con él.

¿A qué edad lo conociste?
— Yo tenía 23 años y estaba estudiando en el Departamento de Estudios Humanísticos un bachillerato en humanidades. Ahí enseñaban Nicanor Parra y Enrique Lihn, pero yo no me metí a sus talleres.

¿Por qué?
— Siempre creí que la mejor formación era ser autodidacta. Pienso que la academia puede destruir a un poeta, intelectualizándolo demasiado, dañando la voz original de su canto.

¿Y qué hiciste?
— Renuncié a todo eso y entré a la universidad de Nueva York, que fue la mejor escuela posible.

 

 

Fotografía de Alejandro Balart



 

 

Proyecto Patrimonio Año 2018
A Página Principal
| A Archivo Álvaro Ruiz | A Archivo de Autores |

www.letras.mysite.com: Página chilena al servicio de la cultura
dirigida por Luis Martinez Solorza.
e-mail: letras.s5.com@gmail.com
Álvaro Ruiz publica antología de su obra: “La academia puede destruir a un poeta”
Por Daniel Rozas
Publicado en La Segunda, 18 de mayo de 2018