Proyecto Patrimonio - 2005 | index | Carlos Labbé | Autores |

Libro de plumas


Por Patricia Espinosa
Revista Rocinante, N°84, Octubre de 2005

Comencé Libro de plumas con el ánimo que se me ha vuelto recurrente al leer cada nueva novela chilena: con desconfianza y cero esperanzas. Sin embargo, llevaba apenas algunas páginas cuando ya pude advertir que estaba ante una de las pocas buenas novelas de los últimos años. Un texto bien escrito, ambicioso pero no grandilocuente, técnicamente bien trabajado y temáticamente profundo, aun cuando el final resulta un tanto deshilachado. Libro de plumas es la primera obra de Carlos Labbé, sin embargo no acusa los típicos excesos de toda ópera prima. Me refiero al síndrome del debutante que suele lanzar 'toda la carne a la parrilla'. Labbé actúa de manera tremendamente cauta. Una de las características más relevantes de este volumen es la parsimonia con que va desarrollando la historia. Mesura, en cualquier caso, que no corrompe la acción. Porque de hecho hay un suceder que no da tregua, que va creciendo en intensidad y que jamás pierde el rumbo.

Se trata, en lo medular, de la historia de Máximo Doublet, bibliotecario y escritor de treinta años, obsesionado con la historia del sacerdote jesuíta Lacunza. El marco del relato es la narración de Doublet, su focalización interna; sin embargo, poco a poco el relato se desplaza hacia la historia de su propia familia, sus padres: Luis y María Elena y la familia Irizar, constituida por Renato y Ana Labé, y sus hijas: Josefina y Ana. Ambas familias han estado vinculadas en el pasado por los negocios de los padres y en el presente -han transcurrido 17 años- por los amores de Máximo con Josefa y luego con Ana. La estrategia narrativa de Carlos Labbé es la de un relato coral. Un texto en el cual cada uno de los personajes expone su mirada, lo cual deriva en ambivalizar cada uno de los sucesos y fragmentarizar el devenir de la historia. Hay vastas secuencias en que se traman de manera precisa las voces de diversos personajes, lo que genera como efecto de lectura una compleja red de voces, develando el dominio de la técnica polifónica que a los narradores chilenos por lo general les cuesta muchísimo. La historia de las dos familias oculta un secreto que sus hijos desconocen. Es tarea entonces del lector ir recogiendo indicios para armar la historia. Nuevamente otro logro del relato.

El secreto en cuestión es que hace diecisiete años, Renato Irizar y Luis Doublet tuvieron problemas económicos en sus empresas. La dictadura les propone ayudarlos si ellos esconden en sus bodegas cadáveres que luego serán trasladados a Valparaíso para ser lanzados al mar. La historia en torno a los conflictos amorosos y existenciales de Máximo Doublet da un giro radical cuando paralelamente surge este otro relato. La narración se complejiza a un grado extremo. Mediante sucesivos raccontos accedemos a la sincronía de los hechos, a las dudas, a las disquisiciones valóricas en las que se vieron involucradas ambas familias. El relato alcanza gran espesor al confrontar en aquellos protagonistas la noción de culpa, de responsabilidad y de temor, que se hace más fuerte cuando los militares se atreven a instalar en los jardines de sus casas sendas rocas amenazantes.

Carlos Labbé construye un relato en torno a dos familias extremadamente burguesas, que se ven involucradas por azar en la desaparición de los cuerpos de los enemigos al régimen dictatorial. La tematización del miedo a que el territorio de lo privado o el mundo familiar pudiera fracturarse, resulta en última instancia un nuevo eje del texto: una suerte de maldición sobre los vastagos de la estirpe Irízar y Doublet expuestos a cargar, de algún modo, con las culpas de sus padres. A pesar de que el volumen genera espacios para una multiplicidad de voces, quiero detenerme en Máximo. Éste va descubriendo la locura de Josefa, develando sus angustias infantiles ante el catolicismo, su tortuosa cercanía con la vida de Lacunza; con Ana y Josefa, la perversa y tierna mirada para con las adolescentes que transitan por las salas de la Biblioteca Nacional; su ambivalente relación con su propio padre. Múltiples zonas de opacidad que contribuyen a potenciar el devenir de la historia presente. Libro de plumas es una novela compleja e inteligente. Sin duda Labbé dará que hablar, a menos que caiga preso de los tormentosos designios de la narrativa chilena y no vuelva a publicar nada hasta dentro de unos diez años.

 
 

Proyecto Patrimonio— Año 2005 
A Página Principal
| A Archivo Carlos Labbé | A Archivo de Autores |

www.letras.s5.com: Página chilena al servicio de la cultura
dirigida por Luis Martinez S.
e-mail: osol301@yahoo.es
"Libro de plumas" de Carlos Labbé.
Por Patricia Espinosa.
Revista Rocinante, N°84, Octubre de 2005.