Proyecto Patrimonio - 2008 | index | Autores |



NO DIGAS COSAS AL REVÉS
(Río Babel, de Felipe Moncada)

Por Daniel Hidalgo
www.ciudadinvisible.cl

Existen dos grandes fantasmas que deambulan a sus anchas en la casona de la poesía porteña joven: uno de ellos es el de Juan Luis Martínez y el otro el de Jorge Teillier. Básicamente, dos clanes que deben disputarse, como buenas pandillas discursivas, la territorialización poética de Valparaíso. Unos más preocupados por la enajenación del lenguaje y otros por la cotidianidad misma, no sin añadir ciertos toques de misticismo light a su campo lírico. Ambos clanes se toparán en las calles y en los cafés pero jamás llegarán ni a leerse ni a entenderse uno al otro.

Río Babel (Ediciones Casa de Barro, 2007) de Felipe Moncada Mijic, sin embargo, merodea entre ambos espacios estéticos, enseñándonos una serie de poemas en donde lo cotidiano se funde con el caos semántico.

Felipe Moncada (Chiloé, 1973), conocido por su labor como parte del comité editorial de la revista literaria La Piedra de la Locura, ha sabido sostener una voz de poeta que vislumbra imágenes desde la orilla (discursiva y geográfica) que ha venido plasmando desde sus publicaciones anteriores: Irreal (2004) y Carta de navegación (2006). Río Babel, título prestado de una canción de Cerati en la que el argentino parafrasea con Borges, es su tercera publicación.

 El episodio bíblico de la Torre de Babel es, sin lugar a dudas, uno de los episodios más interesantes del Antiguo Testamento. En él, el hombre se ve traicionado por su propia lengua y sufre el peor de los castigos divinos: la imposibilidad de comunicarse con el otro. Por lunático que suene, esto es posmodernismo puro, la idea del enfrentamiento de lenguas y culturas, hasta el punto de anular el signo. Errores de traducción, la hibridez, la destrucción de lo anquilosado y hegemónico. En Río Babel, este atrofiamiento del discurso escapa del terreno de la lingüística para asentarse en el San Felipe tradicional, en Algarrobo, en Putaendo, y en sucesivos paisajes reconocibles de la provincia. Porque Moncada es un poeta de imágenes, un recopilador de postales.

A lo largo de sus tres capítulos: Confusión de Lenguas; Eriazo; y Babel, Moncada nos propone un modelo de lectura de Valparaíso, en donde la palabra se pierde y se destruye en las esquinas más recónditas de nuestro puerto: “se acabó el río de Babel, su deslenguadura / se curvó tras el último siglo, su hoguera fue neón. Terminamos por fin de enredar la lengua: / ascensores de la torre se oxidan en el eriazo” dice en el poema “La Obra” y lo termina con: “y se hunde hacia el vértigo de un Mercado Persa”. En gran parte estos poemas toman como punto focal, la crisis del individuo frente a la noción de sociedad, que por lo demás combate su propia crisis en cuanto a colapso de la civilización.

Es inquietante como este poema-río, nos grafica pequeños caos cotidianos y reconocibles. La palabra enajenada en medio de un puerto cuya identidad es golpeada por los grandes ecos de la globalización. Obteniendo, por lo demás, buenos resultados en la mayoría de los casos -salvo excepciones puntuales en los que la lírica de Moncada raya en el lugar común, poco novedoso-. Una gran premisa que de haber sido abarcada con menor timidez sus resultados habrían sido mucho mejores. Pese a esto Río Babel nos rinde no sólo cuenta de que es sumamente necesaria una relectura de la provincia de Valparaíso, alejada de la oficialización o de la poesía tradicional; sino que además de que en el interior de nuestro territorio es posible ser mucho más osados que en nuestro punto costero.


 

 

 

Proyecto Patrimonio— Año 2008 
A Página Principal
| A Archivo de Autores |

www.letras.s5.com: Página chilena al servicio de la cultura
dirigida por Luis Martinez S.
e-mail: osol301@yahoo.es
NO DIGAS COSAS AL REVÉS.
Río Babel, Poesía de Felipe Moncada
Por Daniel Hidalgo.