Proyecto Patrimonio - 2008 | index | Felipe Ruiz | Autores |



DOS LIBROS EN LA COYUNTURA DE LA CATÁSTROFE
Teseo en el Mar Hacia Cartagena de Marcelo Guajardo y Chilean Poetry de Rodrigo Arroyo

Por Felipe Ruiz

La simpleza con que la muerte es enfrentada por la poesía debería conmovernos. Ella no se estipula desde la voluntad de un mesianismo calculador y retórico - tal y como nos tiene acostumbrados desde hace mucho el político moderno -, sino desde la interrupción de esa misma voluntad por el amor a la gratuidad de un oficio y por la ternura frente a la misoginia y el tótem fálico. Cuando la política opera en relación a una fuerza ciega y omnímoda, el poeta le opone la sutiliza y la heterogeneidad del género. Cuando la política instaura el racional control de los cuerpos, el poeta abdica por el caos y el retorno a la patria griega.

Pero el ejercicio de la política en Chile los últimos cinco años ha venido a radicalizar esa suerte de estatización de los políticos y un acelerado ritmo de encabalgamiento entre consumo y estética ha ido acrecentando la sensación de asistir a una suerte de constante culminación del ideario chileno. Al menos, para buena parte de la población que yace "hundida" en el abandono de la política, así lo es: el resto al menos ha tenido la suerte de poder liberarse de los patrones de consumo social, y de esta forma arrancarse del destino teleológico que mantenía atada la promesa concertacionista a una "muerte sin fin".

Con todo, la poesía ha logrado sobrepasar esa muerte y, aún más, ha sabido dar cuenta de la posición que ocupa frente a una paulatina reagrupación de las colectividades, de los movimientos sociales y del tejido nuclear - sobre todo en sectores juveniles -, de Chile. Es así como, lejos de ser la égida de la derrota, se erige desde el relato de la catástrofe: una catástrofe ya ocurrida y que ha dejado sus saldos.

Incluso por eso mismo es que un libro como Teseo en el Mar Hacia Cartagena sorprende al lector a medio camino entre el retorno de esa vorágine de la catástrofe hacia su culminación. Tenemos la certeza de que toda Odisea es una aventura ya consumada: se escribe desde un destino ya consumado o no se escribe, sencillamente. No nos arrastramos al destino como si estuviésemos apresurados en llegar; lo que buscamos, más bien, es acercarnos lo más posible a ese lugar donde se está ya. Es por eso que la esperanza que arroja el viaje no es la aventura por la aventura, sino aquella que se abre después de la catástrofe: el viaje no se inicia, en el principio (Eliot), sino más bien pasado un tiempo desde la derrota. Por eso este epígrafe que Guajardo instala al centro de su obra sorprende por su actualidad y certeza: "El drama ha terminado. ¿Por qué todavía un paso más? Porque uno sobrevivió a la catástrofe" (Melville).

Será que ese paso más es lo decisivo que se abre a la aventura del viaje, o que incluso ese viaje no es más que la prolongación del Canto (dicthtung) - como hermosamente titula Guajardo las secciones de su poema -, y que el "and the when down to the chip" con que Pound abre su opus final resume de manera esquemática lo que implica el movimiento general de la película moderna: escisión.

A mi parecer, la sección más lograda y diáfana de este poemario se articula desde El paraíso repetido en el mar acrílico de Cartagena. Este constituye un extenso poema con influencias surrealistas y con una bien lograda utilización de los silencios, donde concurren imágenes bíblicas y homéricas de un modo inusual, a la usanza de las formas utilizadas por Huidobro en su célebre Monumento al mar. El tema de este poema se pierde a ratos, pero eso no implica una pérdida de su unidad discursiva. El hablante transita desde lo sentencioso (Pero en la alegoría de los desfiladeros hay una estoica intuición relativa al suicidio. La caída y la muerte), hasta otros de carácter alegórico (a veces le abrimos las panzas a los helicópteros). Teseo en el Mar Hacia Cartagena se estructura desde una catástrofe hipotética y se vuelve, por lo mismo, en un caldo de cultivo para la crítica.

Distinto en su singularidad, pero análogo en sus resultados, es el caso de Chilean Poetry, de Rodrigo Arroyo. Aquí la obra opera oponiendo, de entrada y hasta el final, el triunfo a la catástrofe, y de este modo, también, la vida se ofrece como el resultado de una conquista antes que un derecho. Este libro opera en un nivel de intelección teórica y ex profeso arroja algunas luces respecto a qué o en qué consiste la catástrofe: esta podría ser el resultado de una resolución premeditada del juego por el que se mantenía en oposición Chile/Latinoamérica pero también, podríamos pensarlo, es el resultado de la derrota de un modo de entender el lenguaje frente a la posición que ocupa en las artes y la estética. Arroyo parece profundizar sobre todo en este último derrotero, y apunta a graficar desde una voz pretérita el resultado de dicha catástrofe: los poemas son "caballos perdidos en el laberinto" (¡otra junta con Guajardo, donde el minotauro es una figura central!), o este esperanzador verso: Olvidamos las derrotas, un débil sonido de mi cuerpo ilumina las paredes.

El poema de Arroyo a veces peca de diatriba, pero resuelve bien las sentencias - diría que incluso mejor que Guajardo -. Describe de manera elegante una nueva aventura o destino de este viaje que se abre después de la catástrofe: Arroyo es un poeta porteño y eso lo hace interesante como análisis de lo que podría acontecer. Si es que acaso lo que se abre desde esa ruina general podría ser la reconquista de una nueva comunidad poética esta vez ampliada desde el valle hacia las radas de un país que necesita, con urgencia, tomar aire a mar.

Ese mar puede ser el mar hipotético de un Pound o el mar real de un Valparaíso: como sea, para el viajero, para los múltiples tránsitos que se abren después de esta catástrofe, tenemos dos buenos libros de ruta: Teseo en el mar Hacia Cartagena y Chilean Poetry.

 

 

 

Proyecto Patrimonio— Año 2008 
A Página Principal
| A Archivo Felipe Ruiz | A Archivo de Autores |

www.letras.s5.com: Página chilena al servicio de la cultura
dirigida por Luis Martinez S.
e-mail: osol301@yahoo.es
DOS LIBROS EN LA COYUNTURA DE LA CATÁSTROFE.
"Teseo en el Mar Hacia Cartagena" de Marcelo Guajardo y "Chilean Poetry" de Rodrigo Arroyo.
Por Felipe Ruiz