letras.s5.com: El archivo de literatura en español
............................. GABRIELA MISTRAL


Gabriela y Yin Yin en el Sur de Francia

Oraciones a Yin y por Yin


I. Con Yin

.....Hijito nuestro, perdóname si te fallé en tus horas más apremiadas. Perdóname que en los momentos en que decidías tu destino, yo no haya estado junto a tu tribulación.
..... Ay, ese largo forado en el tiempo, por el cual entraste a tu agonía, pudo haberme tenido cerca, si no a tu lado, y aún capaz de convencerte y de irte guiando hacia la vida.
..... Perdóname, hijito, perdóname todas mis lejanías y alejamientos. Perdóname en mérito de lo que te di siempre: mi amor anudado a tus pasos, mi pobre amor que ahora se tambalea y cae como una bandera sin mástil.
..... Sentada al fondo de este pozo de ceniza, óyeme a través de la noche y recibe mi pena, alta como humareda.
..... Te busco y te rastreo por las cosas que aún están tibias de ti, que aún dan tu suave vaho; he dejado sobre tu mesa los libros abiertos, y abiertas se han quedado las cortinas, todo expectante como tus ropas, que casi logran cuajar tu bulto arrancado.
..... Murmúrame en el sueño, neto y rotundo, tu nombre y mi nombre. Lo escuche así yo, durmiendo, y despierte recién nacida de perdón.

 

..... Nosotras te queremos y te buscamos cada día, Yin; amor nuestro. Las dos seguimos viviendo contigo y para ti. Yin, sin olvido alguno, con los ojos puestos en tus ojos dulces y queridos.
..... Yin, chiquito nuestro, tú no has perdido una sola gota de nuestro amor; tú nunca nos perderás.
..... Tú estás, Yin, en nuestra memoria despierta y estás también en nuestro corazón dolorido.
..... Pero es en nuestro espíritu en donde tú, chiquito nuestro, estás con nosotras sin tristeza alguna y sin queja alguna dolorida.

..... Allí estás tú con nosotras y en el alma de nuestra alma, estamos siempre allí, estamos íntegros, limpios de toda miseria, reconciliados los tres, abrazados y felices.
..... Allí es donde querríamos verte siempre, recibirte y tenerte, amor nuestro; darnos a ti, gozar tu compañía, asomados por gracia nosotros tres a la Eternidad.
..... Ayúdate a ti mismo y ayúdanos a nosotras para que vivamos con frecuencia allí contigo, juntos los tres en ese punto de gracia. Y para que los tres seamos allí purificados y allí iluminados.
..... Vida nuestra, amor nuestro, pena y alegría nuestras, chiquito Juan Miguel, flor de nosotras.

 

..... En donde ahora estés, amor mío, sé feliz, sé feliz.
..... La felicidad tuya nacerá de tu alma y no de lo que te acontezca, así sea lo mejor.
..... El Cristo que está en ti te dará la alegría. Acuérdate que Él va en ti, va contigo: te conduce y marcha a tu lado.
..... Unete a El, mi amor, vuélvete a El, mi amor.
..... Si en tu nueva Patria, en tu zona, en tu reino de hoy, existen espíritus angélicos sutilmente alertas para proteger y guiar, alégrate de ser el heredero de la redención que te trajo Cristo a la Tierra.
..... Y alégrate también, mi Yin, mi Juan Miguel, de nuestro pobre amor que te cubre, te bendice y te sigue eternamente.
..... Mi pensamiento va a encontrarte, niñito mío; él hace camino por encontrarte y quedar contigo.
..... Es mi amor el que va en busca tuya; es la fidelidad de mi amor, chiquito mío.
..... Mi espíritu desea quedar contigo mientras mi cuerpo duerme. Por abrazarte, por acariciarte, por sentirte y hacerte una larga compañía.

 

..... El sol y el gozo de Cristo bañan nuestras vidas.
..... El Vivificador nos levanta, nos re-crea y sopla sobre nuestra muerte su resurrección inacabable.
..... El sol de Cristo riega nuestras vidas, y las fertiliza y las vuelve a su semejanza en dulzura y valor, en gracia y fecundidad.
..... El nos acrecienta cuando disminuimos, amor mío, Juan Miguel, él dobla nuestros recursos espirituales, nuestra inspiración y nuestra creación; el Sol de Cristo que baña todos los mundos, vierte una inmensa alegría sobre la muchedumbre de sus criaturas, cuya alabanza sube hacia El, día por día y hora por hora.
..... En el corazón nuestro que él habita, Cristo está lavándonos, depurándonos y purificándonos, a cada instante.
..... Por la vida de nuestro corazón, El nos afirma y nos fortalece. A ti y a mí, Juan Miguel, y a cuantos se vuelven hacia El.
..... Cristo nos habla desde el corazón, chiquito mío, y nos instruye desde allí y nos enseña sin palabras.

 

..... Cristo nos alegra desde el corazón, hijito nuestro. Desde el corazón, El va rehaciendo la inocencia perdida que necesitamos para recobrar el reino de los cielos. Esa inocencia volverá a nosotros con sólo que dejemos la malicia, la mentira, el fraude y los caminos torcidos. Esa inocencia tiene la mirada recta y piensa con el alma y el corazón. Ella es alegre, tierna, ligera, fresca, y como lluvia de rocío. Recobra tu inocencia, hijito nuestro, busquémosla en Su corazón y Su manadero, que es el Cristo que está en nosotros.
..... Tú estás, Yin, en nuestra memoria despierta, y estás también en nuestro corazón dolorido. Pero es en nuestro espíritu donde estas tú con nosotras, sin tristeza alguna.
..... Allí, en el alma de nuestra alma, estamos, Yin, sin tiempo, integros, limpios de toda miseria, abrazados y felices.

 

..... A cada duda tuya, amor nuestro, pide la ayuda del Espíritu Santo. El nos fue dado como inspirador y como respondedor. El va del Padre al Hijo y llega a darnos el auxilio sobrenatural de que necesitamos. A cada obscuridad, a cada incertidumbre, a cada conflicto, pide, hijito nuestro, la claridad y la resolución al Espíritu Santo.
..... Chiquito Yin, cariño de nosotras, pena de nosotras, ansiedad de nosotras, busca a tu Madre María, llámala en tu ayuda, nómbrala con ternura, cree en ella y no dudes al buscarla. Aprende con ella el amor de las criaturas; toma de ella la humildad, toma de ella la paciencia que te faltó aquí abajo y báñate en su divina ternura.
..... A mi costado derecho, donde mi corazón te dé y te reciba latido por latido, yérguete, álzate, mientras rezamos el Pater Noster.
..... De pie y con los brazos abiertos, agradezcamos a Cristo su Pasión que nos ha redimido y en cuya misericordia seremos perdonados, Juan Miguel, con perdón que El da siempre.
..... Costado a costado, demos gracias al Padre, al Hijo, y al Santo Espíritu por habernos creado para regresar a su íntima delectación y ser hechos resplandor de su lumbre, ascuas de su resplandescencia.

Para Yin

..... En este nuevo día, mi amor fiel e integro va hacia ti, Juan Miguel, Yin.
..... Siente que mi pobre amor llega hasta ti y se queda un tiempo contigo.
..... Yo no quiero turbarte si ya tienes paz y dicha, vida mía.
..... Pero si tú no la tienes todavía enteramente, sabe tú, niñito mío, que mi ternura vela por ti y sabe que me quedo al lado tuyo buscando darte algo de esa paz y de esa alegría.
..... Recíbeme, vida mía, siénteme y reconóceme.
..... Yo quiero comenzar y terminar mi día contigo, con tu corazón en mi mente, y tu nombre en mi boca.


Conversación con Yin Yin

..... A cada atardecer vamos hacia ti, amor nuestro, y tú vienes hacia nosotras y con el favor divino, volvemos a estar juntos.
..... Míranos, criatura nuestra, con tus vistas inefables, recibe lo mejor de nosotras y de nuestra vida y acepta a las dos almas que siguen siendo tuyas.
..... Pídenos, Juan Miguel, en tu silencio maravilloso, lo que podamos darte ahora, lo mismo que pedías antes el alimento y las ropas.
..... Aquí estamos diciéndote nuestro amor desgraciado y fiel, amor de ayer, de hoy y de siempre.
..... Te agradecemos, hijito, las alegrías que nos diste muchas veces. Tú, perdónanos el que no supimos darte la dicha que andaba buscando tu corazón arrebatado.
..... Haz la oración con nosotras. Alaba a Dios con nosotras y pídele su bendición junto con nosotras al acabarse el día.
..... Este fue un día más en el que te quisimos y te buscamos, un día más de "saudade", de extrañeza por no tenerte, Juan Miguel, luz y cariño de nuestras dos vidas.
..... El Señor te llame hoy hacia El; la paternidad de Dios te cubra por entero y no la pierdas más. La misericordia amorosa de Jesucristo se vuelva hoy hacia ti, amor nuestro, desgraciado y profundo amor.
..... La Madre María cure en ti las heridas de la Tierra y en el Paraíso tengas tú la juventud que no alcanzaste aquí.
..... Bendice esta casa donde trabajan y rezan por ti Palma y Gabriela. Déjanos caer en el jardín, en los objetos familiares, en el aire vegetal y puro algo de la paz que tú tienes ahora, alguna dulzura del bien que alcances y lo que rebose de tu espíritu que ya conoce y sabe y está aplacado en Dios.
..... Bendito seas una y mil veces, cariño nuestro, ternura nuestra; bendito allí donde estés, sea el lugar que fuese; bendito si nos recuerdas y si nos olvidas también.
..... Te bendecimos con el espíritu, con el corazón y con la pobre memoria llena de ti. Sin distancia alguna te bendecimos, gracias a la oración cabal; con la mano en tu mano y el aliento junto a tu cara, te bendecimos.
..... Y pedimos a Dios reunirnos contigo, hijito nuestro, fiesta suspensa y no acabada de nosotras, que ha de continuar en aquel reencuentro que nos fue prometido por Jesucristo, los Profetas y los Santos.

 

..... Ponte en mis palabras y reza por mi boca, hasta que de tan enarbolado, te sueltes y vayas cimbreando en la ráfaga del fervor.
..... ¿Qué más puedo darte con mi pobre oración?
..... Te traigo este ruido con rumbo, el golpeteo del mirlo contra el granito, sabiendo que con fe, mi blando empeño descerrajará las rocas.
..... Recemos juntos, amor mío, Juan Miguel. Juntemos en una voz tu invisible denuedo y mi esperanza. Atemos tus palabras en las mías y pongámoslas sobre el umbral del cielo, para que de allí las recojan los ángeles que regresan.


 

Oracion con Yin por el Universo

..... Nuestro amor alcanza a todos los mundos, niñito mío.
..... El amor nuestro quiere abrazar todo lo creado y desea alcanzar a todas las esferas, segun hace día por día el amor del Padre, del Hijo y el Espíritu Santo.
..... Nuestro cariño va en busca de las criaturas, una por una; las reconoce y les deja su bendición.
..... Nosotros depositamos nuestro amor sobre los minerales, las vegetaciones, los animales y cuanto vive o alienta por voluntad de Dios.
..... Nuestro amor alaba al Dios Creador junto con el coro inmenso de los demás seres.
..... Nosotros y sus demás hijos damos al Dios padre la acción de gracias y el aleluya de cada dís y también la de cada momento.
..... Con los Angeles y las Potencias vueltas hacia el Señor, nosotros pedimos su bendición: ¡Aleluya, Aleluya!

 


[ A PAGINA PRINCIPAL ] [ A ARCHIVO MISTRAL ]

letras.s5.com , proyecto patrimonio, Gabriela Mistral : Oraciones a Yin y por Yin

mail : oso301@hotmail.com


proyecto patrimonio es una página chilena que busca dar a conocer el pensamiento y la creación de escritores y poetas, chilenos y extranjeros, publicados en diarios, revistas y folletos en español

te invitamos a enviar tus sugerencias y comentarios