Proyecto Patrimonio - 2008 | index | José Ángel Cuevas | Autores |


 


Sobre libro de poemas de el filósofo Alvaro Monge.

Por José Ángel Cuevas


Conocí a Monge por su célebre trabajo sobre los campos de Concentración, y la contrariedad fascismo - neoliberalismo en el Chile actual. Monge es discípulo de Miguel Vicuña, Pablo Oyarzún, Eduardo Sabrosky y estudioso de la obra de Patricio Marchant.

Pues bien, ¿qué significa este vuelco en Monge, la publicación del libro de poemas "Pálida de Hastío" ?   Hablaré sobre él.

Comparo de partida todos los sujetos poéticos posmodernos configurados en los últimos años de lírica nacional: el Krikaliov de César Soto que quedó dando vueltas infinitamente en el espacio mientras la URSS se hacía añicos, al bajar nadie le dijo "gracias compañero"  sino "buenas tarde señor" o la marginalidad del habla que funciona en Elvira Hernández, la Manoseada de Sergio Parra o Yanko González (la pata'e cumbia). Pedazos de sujeto autoflagelado salidos según algunos de Lihn, o quién sabe de dónde en esta sociedad aniquilada.

Monge ha creado algo muy interesante; Seres de ensoñación, mujeres de celuloide como Melanie Grifith que se recupera  del alcohol y las drogas, perdida entre las multitudes de Nueva York. Una conmovedora belleza en el vivir momentos de amor en cierto plano de lo sublime, la iluminación profana de Benjamin.

Me resulta agradable entrar en esta atmósfera poética, una cierta semejanza con el mundo de Jorge Teillier en la creación de imágenes de belleza caída, me acuerdo de Kurt Cobain ( hace años ví en una feria un cartel que decía "Suicídate loco, eso es vivir a fondo") . Son textos desconsolados, extraños.

En el poema 10 alguien se enamora para siempre de ese tipo de mujer, esa sed de ansiedad que no se cura con 20 hora semanales de clínica siquiátrica. El personaje le habla con gran confianza, como si fuera alguien muy cercano a Melanie, y aunque comprende que es una película, lo liga a su propia vida. Aparte de Grifith, le habla a John Casavettes "que camina siempre con la muerte en los tobillos", beber más de la cuenta, pregunta, ¿si acaso el amor es un torrente?

Y Gaspar Simón que se nos muere en esta vida.

En Pálida de Hastío algún punto es la perplejidad del mundo, esconder que "la muerte me enamora". El ir y volver de estas agonías del corazón, clavado medio a medio de una sensación del Vivir Presente.

En el poema dedicado a Alhtusser.. "cuando el comunismo llegue... es decir nunca... el amor será perfecto..."

Me detengo en el poema "la casa en que los hombres se van a sanar de la vida". Esa casa azul o verde, esperar una sonrisa de un frasco de Meleril, Litio, Fluoxetina...

Vuelvo a Melanie, Casavettes, el mismo período. Este libro tiene un gusto a existencia actual, recuerdo el año 89 Patricio Marchant  en una clase dijo " estos años que vienen van a ser muy vacíos... o aburridos...

Hay belleza en estas ráfagas inalcanzables, concuerdo con Marcelo Montecinos cuando me decía "nosotros no tenemos utopía alguna, queremos la autodestrucción, por eso nos tiramos a fondo.. cachai"

Pero la Utopía aquí es la construcción de estos poemas, llenos de vida textual, estas atmósferas fugaces como el transcurrir del mundo. 

 

 

 

Proyecto Patrimonio— Año 2008 
A Página Principal
| A Archivo José Ángel Cuevas | A Archivo de Autores |

www.letras.s5.com: Página chilena al servicio de la cultura
dirigida por Luis Martinez S.
e-mail: osol301@yahoo.es
Sobre libro de poemas de el filósofo Alvaro Monge.
Por José Ángel Cuevas.