Proyecto Patrimonio - 2005 | index | Juan Mihovilovich | Óscar Barrientos | Autores |

EGLOGA DE LOS CANTAROS SUCIOS.
(Poesía. Autor: Oscar Barrientos Bradasic. Ediciones El Kultrun. 53 págs. 2004)


Por Juan Mihovilovich (escritor)



¿Será ésta la visión idealizada de un río color sepia que atraviesa el corazón de una ciudad bucólica? ¿O será quizás, el elogio discreto de sus aguas turbias que encierran y llevan los secretos vestigios de la vida ciudadana?

Tal vez lo uno o lo otro, o ambos. La égloga, entonces, si fuera el canto idealizado de quien ve pasar el oscuro torrente de los días por sus aguas, las aguas de su “fealdad sublime,” alcanza a premunirnos de una advertencia: por allí, en la inquieta corriente del Rio de Las Minas de Punta Arenas, se escurre el mundo de sus habitantes como succionados a contramano por una historia líquida, veleidosa y taciturna. También, extraña.

Oscar Barrientos ha descubierto el canto invisible de sus aguas: nadie escapa a ese deslizamiento subrepticio que enlodado entre el surco de sus estacas paralelas atraviesa el corazón de quien lo mira desde el cielo. Y el cielo, está, paradójicamente, a ras de suelo. Es posible que a duras penas destelle el vuelo de un ave en esa turbidez, que como un reflejo discontinuo las nubes surquen su transito en su propio alejamiento hacia el Estrecho. Es posible, que Heráclito no pueda verse, precisamente, en éste río, y no sólo porque ni uno ni otro son los mismos, sino también porque la “suciedad” que involucra al observado y observador impide, probablemente, verse. O bien, se vean tal cual son. Y aún así, en el ejercicio soberano del cauce difuso los ojos del transeúnte rebotan sobre sí como un bochorno repentino, como un espejo de aguas trizadas río abajo. ¿La asunción de la culpabilidad, tal vez? ¿El espejo vergonzoso del autorretrato?

Venturoso río navegando en el alma de quien apenas ve su manto de “fealdad sublime,” y que sin duda, cuesta aceptar que “este río escribe como habla.” Y al hablar, por obra y gracia de Barrientos Bradasic, nos atraviesa el estupor de su natural y antigua maravilla, de ese deslizamiento primigenio que horadara sin pausas el anticipo de la historia humana, cuando los visitantes aún no tocaban sus orillas ni había espacio para en cementar sus márgenes ondulantes.

Libro que nos lleva a todos corriente abajo, surcados por la metáfora precisa, incisiva y pulcra de un escritor que ha reconstituido certeramente el puente entre el río y su habitante, entre lo imperecedero y lo transitorio, lo vital y lo desechable, entre el ser y la nada.

 
 

Proyecto Patrimonio— Año 2005 
A Página Principal
| A Archivo Juan Mihovilovich | A Archivo Óscar Barrientos | A Archivo de Autores |

www.letras.s5.com: Página chilena al servicio de la cultura
dirigida por Luis Martinez S.
e-mail: osol301@yahoo.es
EGLOGA DE LOS CANTAROS SUCIOS.
Poesía de Óscar Barrientos.
Por Juan Mihovilovich.