Proyecto Patrimonio - 2007 | index | Jorge Polanco | Autores |






LAS PALABRAS CALLAN

O el silencio de Jorge Polanco
Ediciones Altazor, Viña del Mar, 2005

Por Marco López A.
Callejón Spic, Putaendo 2007


Adentrarse en los versos que configuran “Las Palabras Callan” de Jorge Polanco S. (Valparaíso, 1977) es una tarea que nos mantiene en constante estado de alerta, en constante reflexión y análisis frente a una voz que toma cuerpo a medida que las páginas avanzan; puesto que este poeta nos muestra un espectáculo de palabras, imágenes y reflexiones (en el sentido estrictamente poético), cuyo eje central es el lenguaje, las palabras y sus consecuencias.

De ese modo, tomando clara conciencia de lo que esto significa, Jorge Polanco busca la brevedad en el discurso, la imagen precisa, el verso - poema, el golpe necesario para agitar el corazón. Ya que para este poeta, el lenguaje es un instrumento casi vacío frente al cosmos, debido a que igualmente las palabras no alcanzan a definir lo que es una emoción, ya sea un hecho cotidiano o trascendental: “Auschwitz. No podría pronunciar esta palabra Sin llevar a cabo un gesto de silencio”.

De ahí que para Jorge Polanco tal vez lo más cercano a la poesía sea el silencio, lo cual nos recuerda la sentencia de Martín Heidegger “La poesía existe antes que el lenguaje”. Basándonos en esto, podríamos interpretar “Las Palabras Callan” como una muestra de fotografías con escasos elementos, fotografías en blanco y negro mostrándonos la esencia de lo cotidiano, lo histórico o trascendental de lo que conocemos como “vida”. Un mínimo concepto que engloba todo un universo.

A primera vista, lo que más sorprende en este poemario es la solemnidad de los textos. La elegancia de la mano de Polanco es ineludible, vemos aquí trascendencia, pensamiento consciente, estética. Y aunque nos muestre pasajes dolorosos u oscuros, igualmente una luz de belleza ilumina la página en blanco y negro. Su personalidad adorna los espacios vacíos. El poder de las palabras definitivamente no callan, más bien vibran, mutan las escenas y se nos hace necesario su mensaje.

Algunos pasajes recuerdan la atmósfera de Alejandra Pizarnik, en el sentido de la brevedad, el dolor, la oscuridad, el ajuste de cuentas frente a lo observado y/o vivido: “Sus ojos de penumbra sólo fueron abismos que germinaron marchitos a nuestras miradas” / “un gran misterio es al mismo tiempo un gran dolor”, aunque debemos reconocer que Pizarnik se enfrenta directamente al abismo, mientras que bajo variadas circunstancias, en el caso de Polanco, notamos un poeta neutral, o tal vez un hablante en tercera persona en combate constante frente a lo desconocido, pero basándose en el lenguaje, las palabras, que a ratos parecen abandonarlo, dejándolo a la deriva: “La poesía transita en la incertidumbre de permanecer errante. Las palabras circulan unas tras otras, proliferando en el fastidio, a la espera de un sentido o reclamando un sentido más potente; pero pese a la precariedad, cuando la poesía se escribe no deja otra alternativa que continuar”. Poema notable, cargado de lucidez, pensamiento consciente que encara el verdadero sentido del uso de las palabras. Aquí nos muestra un panorama tal vez desolador para quienes buscan el empleo del lenguaje poético y la construcción del discurso, pues frente a la incertidumbre, no nos queda más que continuar por las borrosas huellas de la palabra.

 

 

 

Proyecto Patrimonio— Año 2007 
A Página Principal
| A Archivo Jorge Polanco | A Archivo de Autores |

www.letras.s5.com: Página chilena al servicio de la cultura
dirigida por Luis Martinez S.
e-mail: osol301@yahoo.es
Las palabras callan. O el silencio de Jorge Polanco.
Por Marco López A.