LINA MERUANE
 
 





LAS INFANTAS
Lina Meruane
Editorial Planeta, Santiago
1998, 174 páginas.


Rodrigo Canovas

..... Celebro esta primera novela de Lina Meruane, joven escritora chilena de 28 años, por su espíritu lúdico e inquisitivo en el ámbito de las fantasías del diario vivir. Ella acierta en seducir a los lectores mediante la proposición de juegos prohibidos, devolviéndonos la curiosidad infantil por despejar las reglas sexuales, sociales y familiares que rigen la existencia humana.
..... La anécdota de esta novela aparece bifurcada en dos historias paralelas, las cuales sólo se cruzan en el espacio mental de la lectura. Una -que otorga una línea argumental- consiste en una versión paródica y contingente de los cuentos de hadas europeos: las infantas Blanca (Nieves) y Gretel (compañera de juegos de Hansel) huyen al bosque, ante la posibilidad de que el monarca les dé en prenda en una partida de cartas. Allí se separan, apareciendo luego Blanca, con otra apariencia, instalada en una pensión, cumpliendo labores domésticas junto a 12 enanos.
..... El otro hilo de la anécdota es un conjunto de cuadros sin relaciones manifiestas entre sí, donde diversos seres (especialemnte niñas y gente mayor, además de muñecas y bailarinas a cuerda) recrean escenas de abandono, celos y rivalidades en el seno privado de la casa familiar. Es el rescate de lo reprimido, desde el espacio infantil del juego.
..... Las peripecias de las infantas se tornan más familiares cuando nos informamos, a través de la crónica roja, del descuartizamiento de una anciana, dueña de una pensión, y de la estampida de una niña disfrazada junto a una corte de enanos. Como se ve -por esta situación tan singular, disparatada y cómica-, no hay aquí héroes sino heroínas y éstas se califican por su astucia, curiosidad y villanía. Las niñas Blanca y Gretel son curiosas, pragmáticas y con sentido del humor. No hay límites para su quehacer: quieren llegar al centro del laberinto, para ver si es verdad tanta belleza y lo hacen sin aspavientos. Y como un modo de otorgar una versión femenina singular del complejo de Edipo, en esta novela se nos plantea que las pequeñas heroínas han sido abandonadas por sus madres, quedando al cuidado de padres que son unos inútiles. No hay por ello resentimiento, ni lágrimas; sólo sonrisas cómplices.
..... Una reflexión final. Los lectores chilenos están acostumbrados al relato testimonial y al folletín; lo cual está bien, porque estos géneros nos permiten organizar los espacios sociales y privados de nuestras vidas. Pensemos, por ejemplo, en Isabel Allende. Pero no hay una gran tradición de lectura de los relatos de corte experimental, los cuales nos permiten explorar nuestra psiquis y, de paso, la lógica de nuestras acciones cotidianas. Diamela Eltit es quien ha señalado, en este aspecto, nuevos rumbos, en consonancia con otros escritores latinoamericanos de reciente tradición (por ejemplo, los cubanos Lezama Lima, Cabrera Infante y Severo Sarduy). Lina Meruane, reconociendo este linaje ( y con una especial deuda reconocida con Sarduy), realiza un ejercicio barroco de escritura, que permite continuar siendo muy optimistas sobre el presente y el futuro de las nuevas voces narativas.

 

en El Mercurio 28 de Noviembre de 1998.

 

Cuentos de niños

Lina Meruane enfrenta subversivamente las narraciones infantiles clásicas en Las Infantas, una narración en que el lenguaje y el tono del relato son los protagonistas.


Rodolfo Arenas R.

Menores sometidos a la violencia, sujetos a situaciones vejatorias. La huida, el descubrimiento del mundo externo, el reencuentro, la posibilidad de un ajuste de cuentas emotivo.
... No es mucho más lo que se puede decir del argumento de Las Infantas. Y no se necesita, porque la anécdota es secundaria en esta narración cuyos protagonistas son el lenguaje, la disposición de los sucesos y el tono del relato.
... El libro está claramente dividido, incluso echando mano a diferentes recursos gráficos, en dos secciones intercaladas y de alguna forma paralelas.
... La primera es una serie de sucesos, presentados a través de la subjetividad, de una primera persona que no necesariamente remite al mismo personaje. En un capítulo, por ejemplo, la voz asume la perspectiva de una muñeca, amarrada a su creador por un amor posesivo y con un desprecio notable por la niña que la arropa y la acuna.
... La otra sección es más secuencial y describe la fuga de dos princesas y su posterior deambular. Desde el estilo que adopta la tercera persona que asume el relato hasta los personajes -Hans y Greta, Blanca, enanos, duendes, una muchacha con caperuza- todo confluye para construir una nueva versión, ácida, sarcástica, de las narraciones infantiles tradicionales.
... El lector no puede enfrentar con pasividad este relato bifrontal. La historia no se entrega graciosamente, por el contrario, se construye elípticamente. Y hay que estar atento a los incestos y los cordones umbilicales, a la connotación y las simbolizaciones, a los detalles significativos en que se cifra el texto.
... La autora hace evidente que su intención en el libro es presentar una tesis formal, una propuesta estética que va por el lado de la subversión de os esquemas típicos y la relación entre forma y contenido.
... Lo que, obviamente, no es ningún cuento de niños.




en La Tercera 8 de noviembre de 1998.


 

 

 
 
 

[ A PAGINA PRINCIPAL ] [ A ARCHIVO LINA MERUANE ]

mail : oso301@hotmail.com



letras.s5.com , proyecto patrimonio, LINA MERUANE: Las infantas. Crítica. Rodrigo Cánovas - Rodolfo Arenas.

proyecto patrimonio es una página chilena que busca dar a conocer el pensamiento y la creación de escritores y poetas, chilenos y extranjeros, publicados en diarios, revistas y folletos en español

 

te invitamos a enviar tus sugerencias y comentarios