Proyecto Patrimonio - 2004 | index | Roberto Bolaño | Autores |




PUBLICAN "ENTRE PARÉNTESIS", EL ÚLTIMO LIBRO DE ROBERTO BOLAÑO

PURO FILETE


por
Roberto Brodsky
La Nación, 20 de junio de 2004

 

Ensayos, artículos y entrevistas conforman el nuevo volumen póstumo del escritor fallecido hace menos de un año en Barcelona, cuyo autorretrato múltiple y fragmentario se cuela como personaje central del texto. Un regalo para los lectores de un autor que se ha vuelto fundamental en las letras hispanoamericanas.

Me atrevo a apostar que en Chile el libro del año será éste: Entre paréntesis (Anagrama 2004) del escritor Roberto Bolaño, fallecido en julio del 2003 a la temprana edad de cincuenta años, y que tras ser publicado en Barcelona llegará a las librerías nacionales en las próximas semanas. Claro, Bolaño a estas alturas es una sandía calada y la expectativa por su nueva entrega póstuma (la primera fue El gaucho insufrible, Anagrama 2003) tiene un añadido morboso: la ausencia del escritor, y con ello, el carácter testamentario que adquiere esta selección de ensayos, artículos y discursos publicados entre 1998 y 2003.

Con una muy cuidada selección y edición a cargo del crítico español Ignacio Echevarría, el libro se presenta como una bitácora de las lecturas, los entusiasmos, las filias y las fobias de un autor apurado por la muerte y el imperativo de dejar concluida su obra mayor, la monumental novela 2666, que la misma Anagrama publicará en los próximos meses.

Se trata, al decir del propio Echevarría en el prólogo a Entre paréntesis, de un volumen cartográfico de Bolaño, “lo que más se acerca, entre todo cuanto escribió, a una especie de ‘autobiografía’ fragmentada”, lo que no es poco decir para un autor que desconfiaba profundamente de los libros de memorias como un género insincero por definición. Emparentado más bien con otros textos de autobiografía disfrazada, como El arte de la fuga, de Sergio Pitol, y Formas breves, de Ricardo Piglia, para Echevarría la escritura confesional de Bolaño opera como crítica de textos y autores y situaciones vividas o leídas –en Bolaño estos planos se funden inevitablemente en uno solo y se expanden en múltiples direcciones a la vez-, situación que bastaría para justificar “el papel orientador que este libro (Entre paréntesis) está llamado a tener en la adecuada recepción de Roberto Bolaño como autor cuya influencia en los rumbos de la narrativa hispánica no ha hecho más que empezar”.

El héroe incorregible

Eso en cuanto al canon y la posición que Entre paréntesis viene a ocupar. Pero como a los lectores los tiene sin cuidado el canon, y más bien quieren pasar un buen rato con un libro entre las manos, queda por agregar que con el actual no se van a decepcionar. Un puro sentimiento de alegría, ataviado de lucidez y humor desopilante, es el que trasmite este Bolaño incorregible, refinado, con discursos plagados de bromas severas, artículos de circunstancia y ninguna pompa, con verdaderos clásicos como las columnas periodísticas “La literatura chilena” y “Javier Aspurúa en su propio funeral”, o los ensayos críticos “Derivas de la pesada” y “Sevilla me mata”, o pequeñas bombas de tiempo como la célebre crónica del viaje a Chile publicada en la revista Ajo Blanco, y que desatara las furias del Parnaso local. Un libro feroz, también, porque Bolaño -y esto hay que decirlo- es un escritor de otra raza (y no fue, como algunos se apresuran a conjugar), descendiente de una estirpe de melancólicos irresponsables casi extinta hoy en día, y cuyo adn literario vincula sus afanes con tomaduras de pelo a lo Gombrowicz o a los juegos de Perec, más que con los actuales negocios de colocación publicitaria. De allí también que, al revisar el volumen, salte a la vista el patetismo de ciertos ajustes de cuenta tipo “Bolaño y yo” o “mis relaciones con Bolaño” al que se han entregado escritores chilenos y extranjeros desde la muerte de este autor (véase, al respecto, desde la nota necrológica y autoafirmativa de Carlos Franz hace un año hasta el airado texto de Jorge Volpi enviado a Leer y publicado al final de esta sección). No es que esté mal asimilar la importancia de un autor, pero al tenor del vastísimo universo de lecturas e inteligencia asociada que hacen al retrato de Bolaño en Entre paréntesis, uno tiende a pensar en la poca calificada sombra del oportunismo literario, cuando no del oportunismo a secas, para referir tamaña admiración.

Sucede siempre con los héroes que todo el mundo se los pelea una vez muertos. Y Bolaño fue un héroe. ¿Qué es un héroe en la literatura? El español Javier Cercas escribió una novela súperventas con este tema, haciendo de Bolaño el héroe de Soldados de Salamina. El volumen Entre paréntesis, sin embargo, entrega otra respuesta menos ficcionada: un héroe es alguien que deja el palco y baja a la arena para morir. Suena melodramático, pero las fechas de estos ensayos, artículos y discursos justifican la ampulosidad: desde 1998 al 2003, es decir cuando ya Bolaño sabía que la enfermedad le tomaba el hígado, según confiesa en la última entrevista, realizada por Mónica Maristain para Play Boy e incluida en el libro. Era su única garantía, si así se le puede llamar, y Bolaño abandonó la tienda y entró a la guerra como un escritor secreto. Había publicado ya tres libros de narrativa sin mayor relumbre público, y en un brevísimo período -el que va desde 1996 al 2003- separó las aguas de sus contemporáneos y marcó un camino para los más jóvenes. Qué más se puede pedir a los dioses antes de partir.

Un héroe nunca es justo, a veces incluso es terriblemente arbitrario, burlón, conflictivo, panfletario como la muerte que se le pegó. En el héroe no hay otra unidad que la dictada por el prematuro final que sólo él conoce y reserva en su relación con los demás. Lo que aquí es alabanza allá puede ser perplejidad o rechazo. Todo es cortocircuito, iluminaciones, puntos de convergencia y estallidos de risa por lo insufrible de la situación: estar con un pie en la tumba y al mismo tiempo ser vitoreado por la nueva generación. Es la guerra que es la literatura, y Entre paréntesis nos la muestra con su héroe sosteniendo la bandera al tope de un modo ejemplar, como lo quería su autor.

 

*** *** ***




Entre paréntesis
Roberto Bolaño
Anagrama, 2004.
384 páginas

Resumen:
El centenar de piezas reunidas por el crítico Ignacio Echevarría en este volumen configura algo así como una «cartografía personal» de Roberto Bolaño y lo que más se acerca a una especie de «autobiografía» fragmentada. Todas las piezas fueron escritas por el autor entre 1998 y 2003, en el periodo que va de la publicación de los Detectives salvajes hasta su muerte. Junto a la mayor parte de las columnas, artículos y reseñas que Roberto Bolaño publicó en la prensa de España y de Latinoamérica, se recogen aquí algunos prólogos y otros escritos dispersos, así como los textos de algunos discursos o conferencias. Este volumen, que tiene mucho de dietario en el que su autor anota lecturas, recuerdos, conversaciones y anécdotas de todo tipo, se engarza naturalmente con sus últimos volúmenes de relatos y no deja de incluir pasajes netamente narrativos, junto a otros de carácter más ensayístico, o autobiográfico, o crítico, cuando no abiertamente polémico y visceral, en todo momento humorístico.

 
 

Proyecto Patrimonio— Año 2004
A Página Principal
| A Archivo Roberto Bolaño | A Archivo de Autores |

www.letras.s5.com: Página chilena al servicio de la cultura
dirigida por Luis Martinez S.
e-mail: oso301@hotmail.com
Roberto Bolaño: Puro Filete.
Publican "Entre Paréntesis", el último libro de Roberto Bolaño.
Por Roberto Brodsky,
Fuente: La Nación,
20 de junio de 2004.