Proyecto Patrimonio - 2005 | index | Raúl Zurita | Autores |


El opinólogo de los Cantares


Por Guillermo Valenzuela
Enero de 2005


En el artículo Poetas, cantares, pitutos... publicado en el número anterior de Rocinante, el profesor Fabio Salas, hace afirmaciones que por su naturaleza dañina e inexacta, lo inscriben en esta rama del cahuín que ahora se estrena en literatura, conocida en la farándula como opinología. Respecto a mi persona: "Mal hace Zurita en mencionar como referentes de los 80 a V.H. Díaz, Malú Urriola y G. Valenzuela (el que habla) como valores que establecen una solución de continuidad frente a los novísimos. Falso, porque autores como los citados, a excepción de Urriola, no fueron los mejores ni son representativos, ya que constituyen caras visibles de una escena tejida entre compadrazgos y camarillas literarias y que ha dejado mañosamente afuera a muchos de los citados arriba (Se refiere a Felipe Moya, Hernán Meschi, Egor Mardones, Jordi Lloret, Tatiana Cumsille, Gonzalo Muñoz, Horacio Eloy, Montes de Oca, Polhammer, Natacha Valdés, entre otros) por el simple hecho de no alinearse con mafia institucional alguna". Lo del referente me da lo mismo. Pero me desayuno al enterarme que pertenezco a una mafia institucional, porque todavía no veo un peso. Hay que ser caradura para tirar acusaciones sin ningún argumento que las avale, y muy poca cosa para escudar esa inconsistencia en la impunidad que ofrece la feroz estupidez de la provincia. Se necesita una vida a lo menos para cumplir el cometido que me endosa el opinólogo Salas, y sólo se puede lograr cargando un saco de odio atemporal, como él mismo lo lleva en las espaldas. No hay razones aquí, hay las descalificaciones de un hombre que quedó dramáticamente botado en la dictadura, tratando de mafiosa a cualquier persona que tenga un trabajo remunerado, o que haya obtenido algún reconocimiento con su esfuerzo poético. Es una pena, pero un resentido sin imaginación, sólo produce veneno del malo. Claro, él no conoce apremios, pues vive en la misma rama del árbol que lo vio nacer. Pero voy a dejar pasar la agresión con viento fresco, para ir a la inconsistencia del artículo. ¿Sabe el lector que entre el citado Felipe Moya, Gonzalo Muñoz y Natacha Valdés, hay a lo menos tres generaciones, siendo absolutamente caritativo con el rango etáreo de la señora Valdés, y considerando las dispares tendencias estéticas que estos autores representan en función de la antología en cuestión? ¿De qué solución de continuidad entonces habla el opinólogo Salas, si es que existe solución de continuidad en poesía? No hay luces aquí del rigor que debiera tener un académico para saber como se estructura una generación literaria y sus posibles referentes. Yo desafío a este opinólogo de la literatura, a que él mismo haga una antología con los nombres que le penan. A ver si se atreve, que se ponga en el forro de un antologador si tiene cojones para demostrar lo contrario, y no mantenga esa sospechosa alianza crítica alineándose con la Revista de Libros para después disparar tomándole la razón, aunque sea con desgano como él dice, a críticos delicadamente reprimidos. No queda claro tampoco quienes son los apitutados del libro ¿se trata de todos los jóvenes seleccionados por Zurita? Y de ser así, lo que no tiene ninguna relevancia literaria ¿puede probar tamaña tontera? ¿Verdad que nada de esto tiene sentido y sólo es la crítica diferida de un sherif sin estrella? Otra cosa, qué académico serio puede advertir a los jóvenes creadores a cerca de lo pernicioso que es Fuget. Por favor, eso ya lo hizo el cura Valente hace rato, y sólo puede ser tema para un pasota que tiene mucho tiempo libre. Salas fue el peor poeta de su generación, a lo menos su escasa calidad literaria fue criticada en el primer taller Neruda de manera inapelable. Por lo tanto, no me cabe duda, y sin haber leído la antología, que cualquiera de esos chicos lo supera con creces, por lo que, siguiendo los consejos de Pound, sus palabras son totalmente desatendibles, pues no tiene autoridad crítica ni creativa sobre estos Cantares. Filo con el cahuín y la tontera, filo con Salas.

Guillermo Valenzuela

 

 


Proyecto Patrimonio— Año 2005 
A Página Principal
| A Archivo Raúl Zurita | A Archivo de Autores |

www.letras.s5.com: Página chilena al servicio de la cultura
dirigida por Luis Martinez S.
e-mail: osol301@yahoo.es
El opinólogo de los Cantares, por Guillermo Valenzuela.
Enero de 2005.