Proyecto Patrimonio - 2006 | index | Stella Díaz Varín | José Angel Cuevas | Autores |




STELLA DIAZ VARIN POETA DE MORAL SURREALISTA



Por José Angel Cuevas


Recuerdo en Chaitén entre la soledad de las montañas, invitados por Rosabetty Muñoz a un Encuentro de Poesía. Habían pasado dos días y salimos con Jaime Quezada y una poeta española a dar unas charlas a Palena, al pasar Quezada dijo "aquí va a pasar algo, vi a Stella tomándose un pisco doble en el bar. Volvimos al anochecer y claro, Stella estaba gritando "jamasmente ÑauÑau" y decía una frases incoherente en alemán champurreado sobre toda la concurrencia junto a los leños, Yanko González, Floridor Pérez, Valdivieso y muchos más. Nadie se atrevía a pararla, ella golpeó a un funcionario de la Corporación que venía a decir un discurso oficial junto a los comensales, la noche estaba cerrada. "¡¡Quién eres tú macaco!!" gritaba ( así como Rolando Cárdenas tenía otra frase favorita para increpar "Qué te importa a mí"). Todos estaban asustados de la poeta surrealista, la colorina Díaz Varín, esa voz derrokhiana, que jamás se quedó tranquila en la vida, ni se oficializó.
En esa voz de trueno, pero con un fondo de imprecación moral y a la vez poética. Surrealista se me ocurre o dadaísta por constituir en su persona esa máxima de Tzara "la poesía no es sólo un producto escrito, un sucesión de imágenes, SINO UNA MANERA DE VIVIR" Vivir como poeta que siempre decía Teillier, una mujer enloquecida quizás Eleonora Carrington, Margarite Duras, Frida Khalo, de Verdadera Radicalidad. Capaz de golpear y Rechazar con sus dos tremendos puños.

¿A cuántos no golpeó en sus rostros? ¿Cuánta trasgresión en restaurantes, reuniones, recitales, con Esa Voz, terrible y ronca voz de Stella.

Porque ellos, Teillier, Cárdenas, quizás Lihn, y Stella Díaz a muy pocos aceptaron como poetas. En su medida, de otros tiempos, ese ser, esa especie de conjunción de pureza, lucidez, vestimenta, palabra. Una Voz una locura y decisión, como de Agitadores o Niños Terribles que se usó hasta entrados los años 70.

En fin, esa noche Stella terminó llorando en brazos de Rosabetty como una niña gigante en manos de una madre pequeñita, pero dulce, cariñosa, que la acariciaba y le decía "...ya Stella, tranquila, descansa, llora, no estás sola... "

Después todo fuimos a abrazarla uno por uno hasta que comenzó el baile junto al fogón.

 

 

Proyecto Patrimonio— Año 2006 
A Página Principal
| A Archivo Stella Díaz Varin | A Archivo José Angel Cuevas | A Archivo de Autores |

www.letras.s5.com: Página chilena al servicio de la cultura
dirigida por Luis Martinez S.
e-mail: osol301@yahoo.es
Stella Díaz Varín poeta de moral surrealista.
Por José Angel Cuevas.